cover-deco-retro

Muchas veces vemos en revistas o navegando por Pinterest ambientes decorados con detalles de otras épocas que crean unos espacios increíbles, pero a la hora de decorar nuestras propias casas no nos animamos porque nos da miedo que parezca que vivimos en un museo. Es por eso que queremos compartirte algunos consejos para poder recrear ciertos espacios o simplemente darle un touch vintage a tu casa que le de personalidad sin dejar de tener una casa con look moderno. Con muy poco podemos lograr mucho sin gastar fortunas, sólo algunos condimentos con onda retro y listo!

1. Ser coherentes con un estilo

No significa que nuestra casa sea fundamentalista de cierta época o década, pero sí es importante tener en mente si nos gusta la onda kitsch del 50 o el estilo MOD del 60 o el boho del 70. Al menos para saber por dónde empezar e ir buscando detalles por ese lado, lográndonos mantener constantes y tener una onda uniforme en toda la casa. Podes elegir un estilo para cada espacio o rincón, de esta forma podes tener una casa muy divertida. No todos los detalles vintage combinan entre sí, por lo que quizás esté bueno, antes de empezar, investigar un poco para ir en busca de eso que soñamos. Tampoco la idea es que nuestra casa sea un museo por lo que no tengamos miedo en mezclar lo nuevo con lo viejo, hay que animarse y probar!

estampas-decada-70

2. Comprar en ferias de antigüedades o de segunda mano

Son la mejor opción para no gastar tanto y encontrar preciosidades. Siempre hay algún tesoro perdido que va perfecto en ese estante que no sabemos qué poner, sólo hay que buscarlo y paciencia, mucha paciencia. Eso sí, suma (y mucho) tener algún que otro mueble u objeto de autor, por lo que ahí sí, rompemos un el chanchito y sumamos de lo lindo!

feria-antiguedades

3. No abusar

Sí, ya sabemos que esa alacena retro es un sueño, esa lámpara colgante una locura, esa mesa es ideal para poner sobre esa alfombra, pero no abusemos!

Sabemos que es difícil y cuando nos embalamos queremos poner de todo, pero menos es más y acá aplica a la perfección. Respiremos, inhalemos y armemos espacios cómodos, suaves a la vista y con nuestro touch!

4. Aprovechar las paredes

Existen piezas vintage chiquitas que tienen un encanto irresistible, esos detalles mini que te permite lookear una pared con solo un par de objetos. Podes colocarlas en alacenas colgantes, estantes de distintos tamaños y colores, cuadros con marcos antiguos o bordes de ventanas. Y si los colocas en los lugares menos esperados como el baño o la cocina o el patio, aún mejor!

paredes-retro

5. El blanco

No hay color más fiel que el blanco. Tener blanco en casa nos permite jugar hasta el infinito, más aún si estamos decorando nuestro hogar con distintos estilos y texturas para lo cual necesitamos de un color que nos permita ser 100% combinable y no sature. El blanco en las paredes, muebles o pisos es el aliado perfecto a estampados sesenteros, almohadones boho y miles miles de objetos retro y kitsch.

6. Lámparas y plantas

Una buena iluminación es clave para recrear el ambiente que estamos buscando, no sólo con lámparas de techo, sino también de pie, veladores o guirnaldas. Permitidísimo jugar con distintos tamaños y formas de iluminar aún en un mismo espacio. La luz tenue crea un ambiente de relax inigualable (y además consumimos menos energía)!
Y plantas, muchas plantas, renuevan el oxígeno y nos da una super linda sensación de frescura.

paredes-retro

Y vos, tenes algún rincón o detalle deco de estilo vintage en tu casa? Contános!